Caucus… ¿Qué es un “caucus”?

Se acercan los caucases de Iowa en el proceso de nominación de candidatos presidenciales norteamericanos–un capítulo del libreto electoral que sorprende tanto por la complejidad de las reglas de la votación en Iowa como por la importancia que se le atribuye en la carrera presidencial a este estado.

El origen etimológico del término caucus es tan oscuro como el proceso electoral del mismo nombre. El Diccionario Universitario Webster define la palabra como “una reunión privada de líderes o de un comité de un partido político, o de una facción de un partido político, para tomar decisiones ejecutivas, elegir a un candidato, etc., en especial antes de una reunión abierta y general”. El término también se usa en inglés en el lenguaje de la mediación, facilitación y otras formas de resolución de disputas para describir circunstancias en las que, en vez de reunirse en torna a una mesa común, los litigantes se retiran a una reunión privada para procesar la información disponible, acordar una estrategia de negociación, parlamentar en privado con un consejero, un abogado o el propio mediador, o simplemente retirarse a parlamentar tras las duras interacciones que en general tienen lugar durante el proceso de negociación cuando todas las partes están presentes.

Históricamente, la palabra guardaría relación con el lenguaje político británico, en donde el término tradicionalmente designaba a “una organización de control en el interior de un partido político”. De ahí el posible origen etimológico del termino, derivado de Caucus Club, un club social y político de Boston en el siglo XVIII, derivado a su vez del término griego καυκός, un cierto tipo de copa. Otras fuentes, sin embargo, remontan la palabra a diferentes vocablos de lenguas nativas norteamericanas, como el término cau´-cau-as´u que entre los indios Algonquines designa al “consejo” de la tribu. El término autóctono habría sido introducido en el lenguaje político norteamericano a través de la máquina política del partido demócrata en Nueva York, Tammany Hall, en la que gustaba utilizar términos de los nativos americanos[i].

La definición exacta del caucus político varía según la cultura política, pues no solo hay caucuses en los Estados Unidos, sino también en otras países anglosajones (Nueva Zelanda, Australia, etc.). En todas las definiciones y usos políticos, sin embargo, está presente la idea de la “reunión”, del “encuentro social”, del “intercambio y discusión de ideas”. En Estados Unidos el término tiene también distintas aplicaciones, aunque interrelacionadas, en torno a la noción de “reunión de miembros de un partido político, o subgrupo del partido, para tomar decisiones ejecutivas, coordinar distintos miembros del partido, o nominar candidatos para varios puestos políticos”. Por ejemplo, el término se aplica a diferentes subgrupos o asociaciones de políticos, diputados, senadores, etc., que se reúnen siguiendo una serie de afinidades ideológicas, raciales, etc., con la intención de afectar el desarrollo de las decisiones políticas y ejecutivas; la mejor traducción en Europa para el término en este contexto es la idea política de “plataforma”. Así, hay un buen número de caucuses en las legislaturas estatales, o en el Congreso (como el Congressional Black Caucus, “Plataforma Afroamericana del Congreso”, que agrupa a los diputados negros del congreso; el Congressional Hispanic Caucus, “Plataforma Hispana del Congreso”, que agrupa a los disputados latinos; o, durante la Guerra de Irak, el Out of Iraq Caucus – “Plataforma Fuera de Irak” integrada por diputados del partido demócrata que abogan por la salida de EE. UU. de Irak). El plural es caucuses, y el inglés de Estados Unidos presenta también el verbo to caucus y el sustantivo compuesto caucus-goer(s), “votante(s) en el caucus”, literalmente “aquel que va a un caucus”, para designar a los votantes en este tipo de eventos electorales.

La acepción que nos ocupa aquí, sin embargo, es la del caucus en las elecciones presidenciales. En los albores de la historia estadounidense, los caucuses para nominación al congreso y el caucus legislativo fueron reuniones de gran influencia de diputados con la intención de decidir los candidatos presidenciales de cada partido y los cargos en las plataformas electorales. Similares reuniones se mantenían para las elecciones a nivel estatal. Los primeros caucuses, y más famosos, en el ciclo electoral moderno son los de Iowa, cuya complejidad se ha convertido en proverbial. El proceso y desarrollo de los caucuses de Iowa es tan arcano y oscuro que se desarrollan prácticas o entrenamientos llamados maucus (contracción de la frase “m(ock c)aucus”, “falso caucus” o caucus de pega), para revisar las reglas y familiarizar a los participantes con el proceso y la organización. No en vano Lewis Carroll se burló de la complejidad de los caucuses en general en el Capítulo 3 de Alicia en el país de las maravillas, titulado “Una carrera loca y una larga historia” (“A Caucus-Race and a Long Tale”).

The Caucus Race and a long tale

“A Caucus-Race and a Long Tale” – Ilustración de John Tenniel

En este capítulo, un grupo de animales y Alicia discurren acerca del mejor método para secarse tras haberse mojado en el charco de lágrimas creado por los lloros de la propia Alicia cuando medía tres metros de altura; se entregan entonces a una carrera loca, sin reglas lógicas, organizada por el Dodo, en la que, al final, todos ganan; tras entregar premios a otros, Alicia recibe también su propio dedal como premio en la competición “tipo caucus”.

Un grupo numeroso de estados celebran caucuses este ciclo electoral para elegir los delegados de ambos partidos que irán a la convención, además de Iowa: Nevada, Minnesota, Colorado, Dakota del Norte, Alaska, etc. El caucus es un evento que en general, por la dificultad de organización, se adapta mejor a los estados pequeños. Dado que el tipo de votación depende de los comités centrales de los partidos republicano y demócrata, en algunos estados los partidos celebran caucuses en el lado demócrata y primarias en el republicano, o viceversa. Especialmente polémicos en las presidenciales de 2004 fueron los caucuses del estado de  Washington; pues, aunque la legislatura del estado de Washington decidió que se celebrarían votaciones primarias, el Partido Demócrata en este estado ignoró ese aviso y decidió que se elegirían los delegados para la nominación a través de un caucus. Ello provocó que las primarias demócratas de Washington fuesen penalizadas, y que el estado no mandara delegado alguno a la convención demócrata de Denver en el verano.

 

[i] Tammany Hall, en la calle 14 este, entre la Tercera Avenida y la Plaza Irving, era el centro de reunión política que acostumbraba a controlar y promover nominaciones de candidatos demócratas para la alcaldía de Nueva York desde 1790 hasta 1970, entre ellas la del alcalde que da nombre a uno de los aeropuertos de la ciudad, LaGuardia, en los años 30.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: